Con movilizaciones “salvajes” ante decenas de incendios como en el Ayuntamiento de Burdeos y récords en Francia, trabajadores rechazaron la reforma a pensiones, lo que dejó un saldo de 140 incendios y unos 200 detenidos, caos del que el gobierno de Emmanuel Macron responsabilizó a radicales, “matones” y “alborotadores” de ultraizquierda.

Pese a que Francia minimizó la fuerza de los inconformes tras aumentar a 64 años la edad para el retiro, sindicatos superaron las expectativas en la octava jornada consecutiva de lucha al congregar a 1.08 millones de manifestantes, según datos del Ministerio del Interior publicados por Le Figaro, por encima de los 800 mil estimados. De éstos, 119 mil fueron en París, una nueva marca para la capital que replicaron otras ciudades con asistencias inéditas con 300 contingentes de trabajadores, transportistas, docentes y estudiantes a nivel nacional.

Pero líderes de la megamarcha desmintieron la versión oficial al sostener que hubo casi del triple, pues antes de que concluyera la jornada ya sumaban 3.5 millones de asistentes en repudio a la ley que aprobó el mandatario en solitario la semana pasada. Presumieron que abarrotaron avenidas y paralizaron gran parte de Francia al bloquear aeropuertos, trenes, refinerías, bancos y escuelas, sector que se anticipó al suspender clases.

Inicialmente reportaron caravanas pacíficas en París, Lyon, Nantes, Bordeaux, Toulon, Estrasburgo y Saint Étienne, entre otras zonas, pero con el paso de las horas éstas se nutrieron y encendieron al desatar choques con la Policía.

Ante la intervención de la Gendarmería los inconformes radicalizaron las marchas al quemar basura y contenedores de ésta acumulada en las calles, debido a la huelga del sector de limpia, y armaron barricadas con todo lo que encontraban a su paso como vallas, bicicletas y los mismos contenedores.

Para disuadir los actos violentos, la gendarmería respondió con gas lacrimógeno incrementando la ira de los rebeldes. Otros sectores lanzaron artefactos incendiarios caseros como bombas molotov y botellas, lo que movilizó a personal de emergencias para contener el fuego; pero los supuestos ultraizquierdistas desataron más y más incendios.

INFO LA RAZON ONLINE

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *